Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

Cerca de 200 personas se dieron cita en el Día de los “Jornazos”

Noticias


Cerca de 200 personas se dieron cita en el Día de los “Jornazos”

Se organizaron una ruta senderista y talleres infantiles

En la jornada de ayer se celebró ayer una nueva edición del Día de los ‘Jornazos’, en el que participaron cerca de 200 personas de todas las edades. Durante la jornada se realizó una ruta de senderismo que partió desde la Ciudad Deportiva y, por parte del Consistorio, se hizo entrega de hornazos a todas las personas que participaron en esta jornada.
Una vez finalizada la ruta, las personas asistentes disfrutaron de distintos talleres como pintacaras, elaboración de perfumes, globoflexia o juegos populares, entre otros.
El principal objetivo de este evento, organizado por el área de Juventud e Infancia del Ayuntamiento de Cártama, es mantener esta costumbre del municipio, ya que, antiguamente, era una fiesta en la que toda la ciudadanía participaba y las panaderías cocían los hornazos, aunque también se elaboraban en las casas particulares.

La tradición de los hornazos en Cártama
El hornazo es una especie de empanada, típica de muchas zonas de España. La gran mayoría de los hornazos coinciden en tener un huevo duro en su composición y se suelen comer en la misma época: en los días previos o posteriores a la Pascua.
Lo tradicional en Andalucía es que, a un huevo duro con su cáscara, se le rodea de masa de pan con las formas que se quieran, aunque lo más habitual es darle forma de pavo y el huevo es el interior. Hay una gran variedad de modelos, tantos como al panadero se le ocurra: pavitas, erizos, cestos, peces, cerditos, tortugas, etc.
En Cártama ese día era una fiesta. Todo el mundo participaba y las panaderías los cocían gratuitamente, aunque también se cocían en los hornos de las casas particulares. Era un día esperado y de mucho trajín en el pueblo, ya que podía verse a la gente con bandejas de hornazos por las calles camino de las panaderías.
La elaboración en Cártama se sale de lo tradicional, al dar rienda suelta a la imaginación con las más variadas formas y componentes. Si lo habitual es dar forma de pavitas con un huevo dentro, en el municipio, además de variar las formas, se varían los ingredientes, al introducirles otros alimentos como chorizo o pastillas de chocolate. La cocción a veces deforma la masa de las formas más inesperadas, lo que también hace divertida la espera de la salida del horno para ver el resultado.
La fiesta para comer los hornazos consistía en irse a un campo cercano o a la zona de Las Viñas y merendar debajo de cualquier árbol, ya sea en familia o individualmente.