Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Servicio de Ayuda a Domicilio

Servicio de Ayuda a Domicilio

¿En qué consiste?

El Servicio de Ayuda a Domicilio es una Prestación Social Básica de los Servicios Sociales que responde a la necesidad social de convivencia personal.

Se realiza, en el domicilio personal o familiar, proporcionando, mediante profesionales cualificados y supervisados, una serie de atenciones preventivas, formativas, asistenciales y rehabilitadoras a personas y familias a fin de facilitar su autonomía en el medio habitual, de mantener la estructura familiar o de atender ambas circunstancias, con carácter complementario y mientras persistan las circunstancias que dieron origen su inclusión en el servicio.

El Servicio de Ayuda a Domicilio se encuentra regulado a nivel andaluz en la Orden de 15 de noviembre de 2007 de la Consejería para La Igualdad y Bienestar Social, como prestación básica de los Servicios Sociales comunitarios.

Objetivos

  • Posibilitar la permanencia de la persona en situación de dependencia en su entorno familiar evitando el internamiento.
  • Promover la autonomía personal en su medio habitual, atendiendo las necesidades de las personas con dificultades para la realización de las actividades básicas de la vida diaria.
  • Favorecer el desarrollo de capacidades personales y de hábitos de vida adecuados.
  • Favorecer la participación de las personas y de las unidades de convivencia en la vida de la comunidad.
  • Servir como medida de desahogo familiar apoyando a las persona cuidadoras en su relación de cuidado y atención.
  • Atender situaciones coyunturales de crisis personal o convivencial.

¿Cuáles son las actuaciones básicas del Servicio de Ayuda a Domicilio?

De carácter doméstico: son aquellas actividades y tareas que van dirigidas fundamentalmente al cuidado del domicilio y sus enseres como apoyo a la autonomía personal y de la unidad de convivencia. Se incluyen las relacionadas con la elaboración de la comida, el vestido y el mantenimiento de la vivienda.

De carácter personal: son aquellas actividades y tareas que fundamentalmente recaen sobre las personas usuarias dirigidas a promover y mantener su autonomía personal, a fomentar hábitos adecuados de conducta y a adquirir habilidades básicas, tanto para el desenvolvimiento personal como de la unidad de convivencia, en el domicilio y en su relación con la comunidad.

Se incluyen las relacionadas con la higiene personal, la alimentación, la movilidad, los cuidados especiales, el apoyo en la vida familiar y social, y la ayuda para la adquisición o fortalecimiento de capacidades y hábitos personales y convivenciales saludables.

¿Cómo accede el ciudadano a este servicio?

A través del reconocimiento de la situación de dependencia de acuerdo con los establecido en la Ley de promoción de la autonomía personas y atención de las personas en situación de dependencia o por prescripción de los Servicios Sociales Comunitarios.

Centro de Servicios Sociales Comunitarios